×

Error

Could not load feed: http://www.amazoniaporlavida.org/es/Noticias/

¡La Caravana Climática y los YASunidos llegamos a Lima!

el .

 

Nuestro bus sigue en Guayaquil aunque esta mañana fue trasladado a un lugar desconocido sin notificarnos previamente y Christian, su propietario, puede enfrentar penas de hasta tres años de cárcel.

La tarde de este viernes 5 de diciembre la Caravana Climática y el colectivo YASunidos llegamos finalmente a Lima. Luego de haber sido detenidos en “controles de rutina” por cinco ocasiones en Ecuador y de que el bus en el que viajábamos algunos miembros del Colectivo YASunidos fuera ilegalmente confiscado por la Policía Nacional,  Policía de Migración, Ministerio del Interior, y trasladado a los patios del Servicio Nacional de Aduana del Ecuador, finalmente pudimos llegar esta tarde al Tribunal Ético por los Derechos de la Naturaleza que se desarrolla en Lima, Perú. El recibimiento fue apoteósico por parte de todos los asistentes.

Queremos señalar que esta mañana el bus de la Caravana Climática fue trasladado a un lugar desconocido del patio del Servicio Nacional de Aduana, donde se encontraba, sin habernos notificado previamente y sin notificar tampoco a su propietario, el ciudadano ecuatoriano-estadounidense Christian Rosendhal, quien cuenta con todos los documentos habiltantes para movilizar el bus en territorio ecuatoriano. También hay que señalar que cuando esta institución del estado nos incautó ilegalmente nuestro medio de movilización, no hubo un perito que verifique y certifique las posesiones que se encontraban dentro del mismo, por lo que al no tener ningún documento que certifique las pertenencias que en él habían, deslindamos cualquier responsabilidad sobre lo que pueda “aparecer” posteriomente.

Esta mañana hemos recibido información del Servicio Nacional de Aduana en la que se indica que existen acusaciones aduaneras administrativas y penales, que pueden resultar en sanciones de más de cinco mil dólares y una pena de cárcel de hasta tres años, pues básicamente se acusa a Christian de usar el bus para otros propósitos que no son de turismo.