×

Error

Could not load feed: http://www.amazoniaporlavida.org/es/Noticias/

Observaciones al alcance del EIA Bloque 43

OBSERVACIONES AL ALCANCE DEL EIA BLOQUE 43

Introducción:

A medida que la desafortunada decisión gubernamental de acrecentar la explotación petrolera hacia los bloques 31 y 43 dentro del Parque Nacional Yasuní, va cobrando concreción, los ecos de las propuestas y ofrecimientos de autoridades del ramo ambiental/petrolero de emplear “los más altos estándares ambientales” en la operación del Yasuní parecen ir desapareciendo. La polémica intervención hidrocarburífera en una de las zonas más frágiles y biodiversas del planeta resulta en sí misma cuestionable, ya que no es posible garantizar una extracción libre de impactos al entorno social y natural, así como desestimar la posibilidad de ocurrencia de accidentes y fallas durante la operación. Pese a ello, los ministros del ramo y personeros de Petroamazonas ofertaron a la sociedad ecuatoriana una extracción basada en tecnologías de vanguardia, adoptando las mejores prácticas referenciadas dentro de la industria petrolera para este tipo de operaciones. Aún en estos términos, los funcionarios estatales, autoridades ambientales y la empresa Petroamazonas nuevamente establecen una preocupante distancia entre sus ofertas y la realidad.

El 1 de octubre de 2014, el Ministerio del Ambiente colocó en su blog de estudios ambientales el “Alcance al Estudio de Impacto Ambiental y Plan de Manejo Ambiental para la fase de Desarrollo y Producción de los Campos Tiputini Tambococha”. Tras una revisión conjunta con profesionales, académicos y técnicos, Yasunidos detecta que el documento que detalla las operaciones a desarrollarse en el Bloque 43 no cumplen con el propósito de aplicar los más altos estándares técnicos y ambientales para este tipo de operaciones, al tiempo que presentan severas deficiencias tanto en la metodología, clarificación del proyecto y establecimiento de protocolos para la vigilancia, observación y monitoreo tanto por parte de la empresa Petroamazonas como por parte de la sociedad civil.

Frente a este nuevo incumplimiento, Yasunidos presenta la síntesis de las más importantes observaciones e impugnaciones al Estudio y Plan de Manejo Ambiental, las mismas que forman parte de un estudio realizado en cooperación con varios profesionales y asesores técnicos. Presentamos al MAE y a la sociedad civil, estas observaciones como impugnación al Alcance al Estudio de Impacto Ambiental.

Difundimos en este documento, los 10 principales nudos críticos a la explotación petrolera tal como constan en los Estudios Ambientales efectuados por Envirotech para Petroamazonas.

Pese a que el Estudio es un documento final que contiene importantes detalles de la operación, no consideramos que la metodología y el alcance del estudio cumplen con el cometido de observar la complejidad socio-ambiental en la que está envuelta el proyecto. No cumplen con la necesidad de comprender uno de los territorios/ecosistemas más frágiles y complejos, como el Parque Nacional Yasuní.

1. ¿“SENDEROS ECOLÓGICOS” O CARRETERAS EN EL YASUNÍ?: EL FACTOR CRITICO DE LOS ANCHOS DE VÍAS.

Publicado en OBSERVACIONES AL ALCANCE DEL EIA BLOQUE 43

Al menos desde 1991, la industria de hidrocarburos ha adoptado como estándar ambiental para la operación en selvas tropicales[1] el evitar la construcción de carreteras y vías de acceso que impliquen deforestación y fragmentación del ecosistema. Los estándares y mejores prácticas de la propia industria petrolera incluyen desde hace dos décadas la viabilidad de operaciones aerotransportadas y fluviales, para evitar el desbroce de los accesos terrestres.

Pese a que el capítulo que contiene el Diseño del Proyecto sostiene que se “aplicarán las mejores prácticas reconocidas internacionalmente”, en un tema tan crítico como la apertura de vías se opera con parámetros anteriores al año noventa, cuando se generalizaron las operaciones no terrestres para la extracción.

2. ESTANDARES AMBIENTALES Y MEJORES PRÁCTICAS (UNA NECESARIA DESAMBIGUACIÓN)

Publicado en OBSERVACIONES AL ALCANCE DEL EIA BLOQUE 43

A lo largo del acápite que detalla el Diseño del Proyecto, así como en otras partes sustantivas del documento, tales como el Plan de Manejo Ambiental, se cita reiteradamente que la construcción de facilidades y disposición de desechos se harán en función de los más altos “estándares nacionales e internacionales”,al tiempo que refieren a las “mejores prácticas existentes” para este cometido. (CITAS PP 20, 126, 135, 138, 141, 156).

El problema de esta aseveración es que – salvo en contadas excepciones, referidas a determinadas normativas nacionales – a lo largo del documento no se hacen explicitas las referencias a os estándares internacionales que se han de observar, ni se registra el cuerpo normativo que define las buenas prácticas ambientales para las operaciones petroleras.

3. LA OPERACIÓN EN ÁREAS SENSIBLES: ACUIFEROS Y HUMEDALES (EL PROBLEMA DEL TENDIDO DE LINEAS DE FLUJO)

Publicado en OBSERVACIONES AL ALCANCE DEL EIA BLOQUE 43

 

Una de las condiciones que tornan sensible la operación en la zona del Bloque ITT, dentro del Parque Nacional Yasuní, es la gran cantidad de mantos freáticos, acuíferos y zonas de humedal que atraviesan el territorio de la zona este del Parque.

En este sentido, las operaciones hidrocarburíferas en la zona y los impactos correlativos que podrían presentarse con ella, tienden a ser críticos en aquellas zonas de bosques inundables, zonas pantanosas y de humedal, debido a la alta sensibilidad que presentan estas áreas en casos de derrames, corrosión y roturas de tuberías. La presencia de cualquiera de los eventos citados en estas áreas, supondría un riesgo mayor debido a la capacidad de expansión que registran los contaminantes en cuerpos de agua extensos. De allí que resulta central conocer la técnica aplicada para el tendido de líneas de flujo (tuberías) en las zonas que atraviesan cuerpos de agua o zonas inundables del Yasuní.

4. OPERACIONES EN ÁREAS SENSIBLES II: EL PROBLEMA DEL MANEJO DE LOS DESECHOS CONEXOS A LA EXTRACCIÓN PETROLERA.

Publicado en OBSERVACIONES AL ALCANCE DEL EIA BLOQUE 43

En lo relativo al manejo de desechos tóxicos y altamente contaminantes, existen dos observaciones relevantes debido a la sensibilidad de la zona.

En primer término, en lo referente a las aguas de formación[1] el Diseño del Proyecto resulta altamente contradictorio. Por una parte, la información dedicada al tratamiento de las aguas de formación, sugiere que estas serán dos pozos reinyectores dispuestos en las plataformas Tambococha B y Tiputini C (Cfr, p. 136).

5. LIMITACIONES METODOLÓGICAS DEL ESTUDIO PARA CONSIDERAR DE MANERA GLOBAL LOS IMPACTOS SOCIOAMBIENTALES EN EL TERRITORIO.

Publicado en OBSERVACIONES AL ALCANCE DEL EIA BLOQUE 43

En cuanto al alcance y metodología del estudio debemos señalar que tal como está planteado, este dista de contener las características que fueran recomendadas por la propia Asamblea Nacional en la Declaratoria de Interés Nacional de la explotación de los Bloques 31 y 43.

En primer lugar, el estudio no contiene una caracterización propiamente ecológica del entorno ambiental, sino una tradicional caracterización general de los medios bióticos y abióticos, que sigue la tradición metodológica – ya superadas en nuevas aproximaciones - de analizar el entorno en base a componentes separados entre sí (físico, biológico, socioeconómico, arqueológico y perceptual). La dificultad central de este enfoque, estriba en su incapacidad de entender las interacciones entre sociedades y naturaleza, así como la visión fractal que genera respecto a los ciclos ecológicos y procesos bióticos que se desarrollan en el entorno.

En segundo lugar, esta fragmentación de los componentes entre sí induce a una valoración lineal de los impactos impidiendo estimar factores más complejos como: la acumulación de impactos, (es decir, el efecto cascada que producen la sucesión de acciones aparentemente aisladas), la persistencia, reversibilidad o irreversibilidad de los mismos, así como la sinergía entre diversos tipos de impactos.

En tercer lugar, para el análisis de los elementos sociales y culturales, estructura del informe se aprecia una clara supeditación del análisis de los espacios abiótico y biótico (donde las especies son descritas individualmente y no como parte de una relación integral con las poblaciones indígenas) sobre el antrópico, sobre el que apenas hay un estudio en profundidad más allá de una combinación de técnicas de análisis socio-económico pertinentes para áreas más densamente pobladas e integradas de manera intensa a las economías de mercado, al tiempo que se ensaya una descripción puramente histórico-descriptiva de la población indígena del área.

El trabajo de campo con las comunidades se limita a una semana (pg. 45 del capítulo III del informe) en la que se aplican una serie de entrevistas cortas estructuradas (Rapid Anthropological Procedures), a pesar de las críticas que, desde la comunidad antropológica plantean, por un lado, que estas técnicas de preguntas cortas y estructuradas dirigen completamente las respuestas de las personas informantes y, por otro, que esta necesidad de crear respuesta en espacios cortos de tiempo solo responden a una programación desarrollista “modelo empresa” que necesita conseguir “mediciones cualitativas” que justifiquen las acciones a implementar[1].

De igual modo, las personas entrevistadas con estos métodos (rápidos) resultan claramente insuficientes (19 personas) y se citan con su nombre completo y cargo (a pesar de señalar el artículo 21 de la Ley de Estadísticas y su protección de datos), con lo que sus opiniones pueden estar totalmente condicionadas por este hecho de que se conozca claramente quienes son (pg. 46 del capítulo III del informe).

Durante el trabajo de campo con las comunidades los elementos culturales rara vez se tienen en cuenta, invisibilizándolos dentro de lo social y lo económico, (Anexo metodológico socioeconómico. Formulario de entrevistas pobladores; formulario de entrevistas institucionales)

De acuerdo a la opinión de biólogos consultados, el documento carece de un amplio marco referencial (documentado) de investigaciones previas sobre la fauna del PNY.

[1]            Roca i Girona, Jordi. “¿Antropólogos en (o ante, bajo, con, contra, de, desde, para, por, según, sin, sobre, tras) la empresa?: A propósito de las relaciones entre antropología y empresa”. AIBR. Nº27, 2003, Febrero. Ver, asimismo: (WENDEL, W. I., 1979; SHERRY, J. F., Jr., 1983; SCRIMSHAW, S. C. M. y HURTADO, E., 1988; NIETO, R., 1994,BUENO, C., 2000).

6. EL PROBLEMA DEL GENOCIDIO: UN FANTASMA QUE NO SE ALEJA.

Publicado en OBSERVACIONES AL ALCANCE DEL EIA BLOQUE 43

 A todas luces, el problema más sustantivo y angustioso de la explotación del Bloque 43 estriba en la posibilidad de una intervención agresiva en territorios de los pueblos indígenas en aislamiento; una revisión somera de los recientes hechos luctuosos al interior del Bloque 16[1], así como el evento suscitado en Armadillo en 2009, permiten concluir a todas luces que los patrones de movilidad de estos pueblos son mucho más complejos de lo que suponen los límites de la Zona Intangible (ZITT).

Pese a que existen apartados específicos en el documento para la determinación de Riesgos Sociales, Áreas de Sensibilidad, Análisis de Impactos y Planes de Manejo y Monitoreo ningún apartado menciona un mínimo protocolo en caso de avistamiento de pueblos indígenas en aislamiento (PIA) durante las operaciones petroleras, ni se incluye la posibilidad de causar alteraciones significativas a las condiciones de reproducción social de los mismos en la zona del ITT, pese a que estudios incluyen las riveras de los ríos Yasuní y Tiputini como lugar de movilidad de tales pueblos.

7. CÁLCULO DE IMPACTOS AMBIENTALES Y DEFINICIÓN DE AREAS SENSIBLES.

Publicado en OBSERVACIONES AL ALCANCE DEL EIA BLOQUE 43

 El estudio opera en base a una metodología estandarizada para los EIA conocida como Proceso Analítico Jerárquico (AHP en sus siglas en inglés Analytic Hierarchy Process).  La metodología consiste en dar valores a una serie de factores y en identificar las diferentes acciones y actividades que la suponen, a fin de describir, cualificar y cuantificar el impacto ambiental.[1]

Debido a la sensibilidad de la zona, se debió tomar en cuenta una metodología de impactos de mayor alcance y con un rango que no permita tomar criterios tan discrecionales, como los que se han hallado en el Alcance al EIA presentado.

 

8. IDENTIFICACIÓN DE AREAS SENSIBLES EN EL PROYECTO Y ANÁLISIS DE RIESGOS.

Publicado en OBSERVACIONES AL ALCANCE DEL EIA BLOQUE 43

 La identificación de áreas sensibles en el proyecto – con su respectiva determinación de áreas directa e indirecta de influencia – ha sido cálculada de manera segmentada, en base a las diversas actividades (tendidos de tubería, trazado de vías, implementación de los centros de facilidades, etc.) que contempla el proyecto. Esta segmentación, lejos de permitir una aproximación más detallada a las áreas de impacto, resulta a todas luces insuficiente pues es incapaz de medir el impacto acumulado de este nuevo proyecto extractivo en toda la zona del Parque Nacional Yasuní.

La determinación de áreas sensibles deja de lado importantes variables, tales como el impacto social que tendría el proyecto en las comunidades de la rivera del Napo y Tiputini, las presiones sobre posibles cotos de caza, pesca y corredores de movilidad de los PIA[1] y las áreas de afectación desde el punto de vista de tránsito de las especies y zonas de reproducción de fauna.

9. PLAN DE MANEJO Y MONITOREO: ESTANDARES BAJOS.

Publicado en OBSERVACIONES AL ALCANCE DEL EIA BLOQUE 43

 

El Plan de Manejo diseñado para la operación en Yasuní ITT, no cumple con los estándares de operación en áreas frágiles. De hecho, existen severas dudas respecto a sí este Plan fue diseñado para la operación en el Yasuní ITT o es simplemente una traslación mecánica y acrítica de Planes de Manejo previamente diseñados para otros campos petroleros.

 

10. PLAN DE MANEJO Y MONITOREO: LA AUSENCIA DE LA VIGILANCIA CIUDADANA

Publicado en OBSERVACIONES AL ALCANCE DEL EIA BLOQUE 43

La Asamblea Nacional, en su resolución sobre la declaratoria de interés nacional en la explotación del Bloque 43 ITT, señaló la necesidad de incorporar el Principio de Participación, bajo la necesidad de constituir observatorios de participación ciudadana en torno a la vigilancia y monitoreo de las actividades dentro del PNY.

Este principio es desconocido por completo, en el Plan de Manejo y Monitoreo ejecutado por la consultora para Petroamazonas. No se contempla la interacción con observatorios ciudadanos, negando en la práctica el derecho a la participación que fuera establecido como condición de la Declaratoria de Interés Nacional.